domingo, 30 de agosto de 2009

Hay que saber esperar...

Soy un tío impaciente por naturaleza, lo reconozco, pero lo cierto es que, a medida que va pasando los años, voy ganando en paciencia. A pesar de trabajar con niños pequeños, y ser paciente con ellos, siendo sinceros, en otros aspectos vitales, me cuesta, pero es algo en lo que, poco a poco, me voy superando, he ganado más con ello de lo que he perdido, sin duda…

Si lo piensas a la ligera, te percatas de que la paciencia no es pasividad ante el sufrimiento, no reaccionar o un simple aguantarse, yo creo que más bien como una especie de fortaleza para aceptar con serenidad el dolor y las pruebas que la vida pone a nuestra disposición para el continuo progreso interno.
A veces las prisas nos impiden disfrutar del presente, eso es tan cierto como el aire que respiro. Disfrutar de cada instante sólo es posible con unas dosis de paciencia, virtud que podemos desarrollar y que nos permitirá vivir sin prisas. La paciencia nos permite ver con claridad el origen de los problemas y, creo que, a priori, la mejor manera de solucionarlos.
Considero que no es un no reaccionar, ni un simple aguantarse: es parte de la virtud de la fortaleza, y lleva a aceptar con serenidad el dolor y las pruebas de la vida, grandes o pequeñas. Es como si fuera el fundamento de la grandeza de ánimo y de la alegría de quien está seguro de hacer lo que le dicta su propia conciencia.
Creo que un rasgo de personalidad madura. Esto hace que las personas que tienen paciencia sepan esperar con calma a que las cosas sucedan ya que piensan que a las cosas que no dependen estrictamente de uno hay que darles tiempo, claro está…afrontar la vida de una manera optimista, tranquila y siempre en busca de armonía…primeramente con uno mismo…


Paciencia con aquellos sucesos que llegan y que nos son contrarios: la enfermedad, la pobreza, el excesivo calor o frío, o mismamente los diversos infortunios que se presentan en un día corriente: el teléfono que no funciona o no deja de comunicar, el excesivo tráfico que nos hace llegar tarde a una cita importante, el olvido del material del trabajo, una visita que se presenta en el momento más inoportuno... Son las adversidades, quizá no muy trascendentales, que nos llevarían a reaccionar quizá con falta de paz.
En esos pequeños sucesos se ha de poner la paciencia. Se trata pues de esperar un tiempo, sonreír, dar una buena contestación ante una impertinencia …es complicado, lo sé…pero, en ocasiones, puede hacer que nuestras palabras lleguen al corazón de esas personas…tan impacientes…
P.D.T. Se acaba el veranito, el martes empieza un nuevo curso con las pilas más que recargadas….
P.D.T. Espero y deseo que hayáis pasado un gran verano. Yo he pasado un mes muy bueno y otro, por desgracia, no tan bueno….pero bien… ya mismo está aquí septiembre, y se pone uno las pilas rápidamente.
P.D.T. “Tus sueños no están tan lejos, tan sólo has de saber esperar (Luchete, jejejeje)”.
P.D.T. Que tengáis una dulce semanita, ¡un abrazo a todos/as!

26 comentarios:

Inma dijo...

La impaciencia me va a quitar varios años de vida.
Aprender a esperar, ser paciente con el más lento, a hacer las cosas bien hechas antes que rápidas, debería aprenderse an alguna parte.
¿Alguien me enseña?

Susana dijo...

Inma, no te preocupes, creo que enseña el tiempo que es un sabio maestro. Aunque hay personas más tendentes a la impaciencia que otras. Yo suelo ser una persona muy paciente, pero hay que tener cuidado con la paciencia porque lo que parece una virtud puede volverse contra uno. Las personas pacientes solemos "tragar" mucho. Tragas y aguantas cosas y esperas paciente a que la otra persona se tranquilice, tragas y esperas a que otro se de cuenta de que eso te está molestando... esperas y desesperas... y todo eso estalla en un momento u otro. Es bueno ser aciente, pero también es bueno no tragarse cosas y no se por qué pero las personas pacientes que conozco sufren (sufrimos) de este otro "problema colateral".
P.D. Ay Luchete que el martes ya empezamos y que pocas ganitas que tengo...

Ayla dijo...

Veo que cojeamos de la misma pierna, je,je,je... En fin, todo acaba superándose. Y sí, es necesario aprender a controlarse y ver el mundo desde una perspectiva más pausada, más serena... pero eso cuesta...
Bienvenido de nuevo. ánimo con el nuevo curso y gracias por la visita matutina. (Se agradece la preocupación, pero estamos bien, sólo que algo atareada...)
Un besote.

Tere dijo...

Yo tengo muchisima paciencia,y a veces me gustaria tener menos jaja nunca estams contentos con nada yo creo jaja si quieres te regalo un puñaico jaja

Pero si,tengoo kilossssssssss de paciencia y si que ayuda a mantener el tipo en muchas situaciones,o en el trabajo sobre todo de cara al publico( ahi se aprende mucho),con los niños.Pero a veces en casa la pierdo....

Mucha gente me dice que es una virtud bueniiiiiiisima pero tambien duele a veces.Has dicho por ahi una frase......algo asi como que es una fortaleza para aceptar con serenidad el dolor,y si en parte lo veo asi,poer que a veces duele.Mi paciencia muchas veces me hace tragar y callar,ahi esta el defecto.

Y tambien hay una frase de una cancion de antonio orozco que a mi me gusta mucho y dice " Por mas que uno quiera y mas dificil sea,cuando toca esperar se espera"

Te mando un besazooooo y que empieces genial este curso,cuidate!!

Anónimo dijo...

"La paciencia es un arbol de raices amargas pero que da frutos muy dulces"..Maria Elvia

Edel dijo...

Un post genial y que necesitaba leer. Y tu frase del final lo borda "tus sueños no están tan lejos, tan sólo has de saber esperar".
Ojalá consiga esa serenidad, esa paciencia, esa madurez suficiente como para saber esperar (y bregar) un año más...
Besos, Luchete!

La Menina de la Reina dijo...

hola compi!!!!!! ya estoy de vuelta, y la verdad es que si, he pasado un verano como hacía tiempo no pasaba....genial!!!! y el mes de agosto de feria en feria y tiro porque me toca jajajajaja....encima, ayer estuve de despedida de soltera y en fin,,,aún tengo secuelas jajajaja....un besico y te deseo lo mismo, que hayas disfrutado del verano y que empieces con energia....see you

LittleBell dijo...

Alguien dijo que la paciencia es la madre de la ciencia.

En mi caso y mira que no me gusta mirarme al ombligo, ésta es una de mis mayores virtudes, de siempre he sido paciente, he sabido y sé esperar el tiemepo que sea necesario aunque en ocasiones mis propios nervios me hayan traicionado.

Espero que estés bien y que ese mes malo haya pasado, ya me contarás si quieres y si te puedo servir de ayuda.

Ahora a esperar el martes, este año las vacaciones se me han hecho super cortas pero aun así he recargado las pilas.

Un besote grande grande!!

Rosa dijo...

Uy, de paciencia me hace falta a mi mucha. Llevas razón con tus palabras, además cuando uno sabe esperar, lo que llega parece que se saborea mejor.
Ya te veo rodeado de niños de nuevo.

Enebea dijo...

Bueno, las cosas que han de llegar lo hacen a su ritmo, independientemente de si las esperamos tranquilamente o con los nervios de punta.

Mientras esperamos, hay que aprovechar cada instante, que no hay ni uno que se pueda desperdiciar.

Un saludo.

Malvi dijo...

Hola Luche:

Necesitaba leer justo esto. Me has dado un mensaje, gracias. Yo soy de las personas mas impacientes que conozco, y cierto... por culpa de la impaciencia... me pierdo miles de cosas, tan sutiles que casi son imperceptibles. Hemos de parar de vez en cuando, ¿cierto?

gracias

Malvi

kocrann dijo...

A veces cuesta ser paciente, quieres algo tan rápido que no dejas fluir de forma natural algunos acontecimientos y eso hace que uno consiga lo que intenta proponerse con más sufrimiento y tardanza.

Como dice una canción "Basta la calma,y sangre fría".

Un saludo!!

Pd1: al final perdí el partido de promoción de ascenso, que mala suerte!!

Pd2: hace un rato que acaba de debutar el NASTIC. A ver si empezamos bien!!

Zamarat dijo...

Desafortunadamente, algunas veces se hace muy difícil tener paciencia en algunos momentos de la vida. Creo que la enfermedad es uno de ellos. No obstante, estoy de acuerdo contigo en que la paciencia es una virtud que deberíamos prodigar más frecuentemente. ¿Por qué será tan difícil?
De este verano, quédate con la parte buena, que será la tabla de salvación durante el curso... Glups! Yo también empiezo el martes...

Yo dijo...

Mmmm... estoy un poco de acuerdo con todas las opiniones aquí vertidas hasta el momento (todas las que me salen publicadas ahora, claro, que supongo tendrás más en moderación xD)

Me considero una persona paciente. Y, en parte creo, porque soy tranquila de por sí. Me gusta tomarme las cosas con calma en general. Las prisas me agobian, las bullas me estresan... pero esperar... esperar no me importa. Creo que aprendes a disfrutar de otras cosas que normalmente cuando vas con prisas ni te fijas o te pasa desapercibido.

Y me pasa con todo. Dar un paseo tranquilamente, disfrutando de cómo se te hunden los pies en la arena o buscando con la mirada a aquel pájaro que oyes pero que no ubicas bien en el árbol, por poner un ejemplo... Y en las relaciones, también me gusta ir despacio. Disfrutar del poco a poco. La gente es muy de fechas. A mí me gusta cuando no sé datar en qué momento empecé a querer a la otra persona. Cuándo empecé a mirarle con otros ojos. Cuando lo único que sabes es que se ha convertido en parte muy importante de tu vida.

Me gusta ir despacio. Creo que se aprende más a disfrutar de las cosas. Las valoras más, por pequeñas que sean. Un gesto amable, una sonrisa... No sé... Pero sí que es cierto que normalmente la gente va a lo que va, a su rollo, y pasa un poco de las pequeñas cosas.

El otro día en el trabajo vino un chico al que le habían endosado una botella para dejarla allí. El pobre todo apurado porque no sabía darme los datos del amigo y demás. Y yo diciéndole que no se apurase, que si no con su teléfono bastaba, que ya le preguntaba yo los datos que necesitaba y tal. Y el chaval me dio las gracias del orden de 40 veces porque según él "se agradecen las formas, de verdad, que en otro sitio llego a ir como he venido aquí y no veas la cara que me ponen". Pero a ver, no era culpa suya... qué iba a hacer el chaval... No sé... No cuesta nada ser amable. Creo que es algo que todo agradecemos en los demás ¿no?, pues tampoco nos cuesta nada serlo nosotros.

Y sí... a veces me armo de paciencia con mi compi, con mis amigas... y creo que como bien ha dicho alguien por ahí, el hecho de que trabajes de cara al público también ayuda. Aunque, confieso, que de cuando en cuando me sale la histérica que llevo dentro :P y todo estalla. Y ahí es peor haber sido paciente creo. Porque normalmente, cuando llega ese momento en que estallas, no estallas por lo último que haya sucedido, sino por todo lo que te has ido callando antes... y claro... entonces tu compi se te queda así con cara de que no sabe por dónde le ha venido todo si "sólo" ha hecho tal cosa...

Pero bueno... estoy contigo en eso de que hay que saber ser pacientes. Creo que de la paciencia se pueden sacar más cosas buenas que malas. Y que nos enseña a saborear la vida. Pese a esos momentos de "el que espera desespera" que decía también alguien por ahí, en los que se nos va toda la fuerza por la boca.

Un besito, buena reflexión, que te sea leve la vuelta al cole ;)




PD: La apariencia me importa poco, yo quiero a los demás por lo que son, no por su ropa. Me refería a que hay determinada ropa que... en determinadas circunstancias pues... nos "dicen" más que otras... jajajaja :P

diosa Astarté dijo...

Luchete, mi querido paisano. Gracias por visitarme y perdona por no haber sido una buena anfitriona y haberte invitado a un cafelito en mi (tu) blog (casa). Han sido un par de meses algo caóticos debido a varias cositas que explico en el post. Ahora empieza septiembre, como bien dices, y es hora de cambios (y de comprar los primeros números de infinidad de fascículos que nunca acabamos jeje). Y no, no tengo mucha paciencia, y con los años, menos. Es una asignatura pendiente que tengo y que espero, algún día, aprobar. Un beso muy muy fuerte.

Eva dijo...

Paciencia a veces creo que me sobra, incluso me gustaría poder controlarla, pero no, no se porqué razón si hay que esperar se espera...
Pues si, el curso ya está aquí. Volvemos con las pilas cargadas y con ganas... y a ver que tal...
Un abrazo!!!

Agua dijo...

Hola guapeton! Me alegro de ver que tienes ganas de enfrentar este nuevo curso con alegria y con... paciencia :-P

Yo tmb soy muy impaciente y se q eso me ha traido (y me sigue trayendo) bastantes problemillas en lo cotidiano. Es cierto que deberíamos aprender a esperar para que todo pudiera surgir de manera natural y sin presiones, ni miedos... cada día se aprende asi que habrá que poner empeño también en esta asignatura pendiente...

Me ha encantado tu frase de hoy "Tus sueños no están tan lejos, tan sólo has de saber esperar" asi que haciendole caso me voy a sentar a esperar y dejar de arañar las paredes queriendo que el tiempo pasa mas rapido de lo que puede.

Un besazo enorme!!!!

Proyecto de Escritora dijo...

Desde luego que la paciencia sirve para muchas cosas, pero principalmente a uno mismo. No es solo saber esperar, sino aprender a no frustrarse, jo tendráimsoq ue aprender a ser mas pacientes (yo la primera) pero es lo que dices, con el tiempo y esfuerzo se consigue, asíq ue no desistamos. me gusta que las personas intenten mejorar, y veo que tú eres así.

Un beso y que empieces el curso bien!!

PiLy_PrOfE dijo...

Eres el hombre de las frases... mira que me gustan...

Por cierto mañana empiezo a trabajar de profe en un Centro de Educación Infantil :D... 14 nanos de 2 a 3 años... ya te pediré consejos... ya que creo que eres un estupendo profe...

1 súper beso.

simplementeyo dijo...

Pues sí, también es mi gran asignatura pendiente, pero como tú voy aprendiendo poco a poco.. Quizás lo que más me cuesta es centrarme en el presente... Y como estoy en ello, voy a centrarme en las clases que es lo que toca ahora.. Así que suerte con el nuevo curso.. Besos

Clarita dijo...

¡¡Que gran don la paciencia!!
Lo cierto es que me considero muy paciente para algunas cosas aunque la impaciencia a veces gana la batalla en más de una ocasión, por ejemplo, no soy capaz de aguantar con un regalito en casa más de un día, si tengo algo para alguien, prefiero darlo nada más tenerlo, jeje por ver las reacciones y esas cosas, ¡¡soy cero factor sorpresa!!
Pero el día a día, la rutina, los atascos y esas cosas no me impacientan, para eso tengo todo el tiempo del mundo guardado!!
Suelo pensar que cuando algo se hace esperar, es que merecerá muuuuchooo la pena!!y así espero y espero y vuelvo a esperar, fíjate si es cierto esto, que mi tesorito tardó 9 meses completitos y mereció la pena esperar tanto tiempo para verle la carita!!!!

Así que a saber esperar que algo maravilloso está por venir!

Un besote enorme cielo, y espero que tengas un feliz comienzo de curso, seguro que tus pequeñines están deseando volver a verte!
Cuídate mucho y gracias por tu compañía en mi viajillo especial de vacaciones!lo pasamos genial, verdad?;)
Besiiiisssss

Sombra de Luna dijo...

guau! gracias por tu visita...y pasandome por aqui y echando un primer vistazo creo que tenemos muchas cosas en comun...entre ellas profesion (bueno, yo aun estoy en proceso de formacion...jeje), y gustos en la lectura.
volvere a leerte!! un abrazo

Anita dijo...

Yo nunca me he caracterizado por ser una persona paciente. Sin embargo, cierta persona (llamémosle, por ejemplo, Luchete :P) tiene aún un par de pelis mías que mi querida hermana le prestó y claro... Yo ya estoy con el mono de ver una de ellas (Sin reservas) así que la quiero de vuelta!!! :'(

PD: si andas por ahí de pingo pues aunque sea por correo o algo hijo mío... Pero porfa, házmela llegar que es una de mis pelis favoritas.

Castigadora dijo...

La paciencia tal como la describes en demasía nos puede convertir en seres pasivos ante los hechos que nos ocurren. Un poco de impaciencia da salsa a la vida no?

PD Yo comienzo el curro el miercoles, asi que también se me acaban las vacas, pero yo no tuve tantas como tu, ;)
Besos

Alatriste dijo...

No creo que seas más impaciente que yo. Je, je, je. En fin, mucho ánimo y que te vaya bien. Sabias palabras como siempre en tu rincón. Hasta pronto.

Anita dijo...

OK :)