sábado, 18 de julio de 2009

La libertad en el camino...


Con el respeto que debe y la experiencia que dentro de mí entraña, hoy quiero escribir sobre la libertad en las relaciones ( ya sea de pareja, u otras relaciones existentes).


Normalmente, en las relaciones se pone en juego la libertad individual a favor del vínculo, ësto es, entendámoslo como que te sacrificas por la otra persona, poniendo en juego parte de esa libertad, claro está. Pero ser libre es necesario, por lo que los problemas vendrán cuándo, por algún motivo circunstancial, se ponga en evidencia tal necesidad…


Soy de los que piensa que no se puede elegir entre el amor de alguien y los intereses personales. El sacrificio de renunciar a ellos por amor puede llegar a dejar una especie de “casita”….llámemosla “casita del resentimiento”…que obviamente no se borra ni con besos ni abrazos…


Considero que el que vive para el otro sin condiciones, termina “opaco”, es decir, se arriesga a quedar reducido a una simple sombra, la sombra del otro…valga como comentario el hecho de que yo pienso que el amor debe ser incondicional… pero claro… ahí está el dilema… ¡bendito equilibrio, qué tanto cuesta conseguir!...



En muchas ocasiones pienso que la “devoción” de esa sombra termina alejándose, pues considero que sólo se puede amar a una persona con identidad propia. Resulta obvio que en la relación entre dos personas, se pueden llegar a obstaculizar mutuamente sino se ponen las bases de esa libertad, es una cuestión de “negociar”.


Es que si lo piensas bien, yo creo que el amor, más que una cuestión puramente emocional( que tiene un gran porcentaje), debe ser una especie de “sentimiento reflexivo”, es que si no es así, digamos que seríamos esclavos de él…de ahí los sentimientos tan usuales y comunes como el abandono, la desilusión o la frustración.



No todos los conflictos en las relaciones se resuelven por una simple negociación, se necesita una buena dosis de paciencia, intercambio de opiniones, flexibilidad, aprender a equilibrar ciertas diferencias, establecer una serie de acuerdos, etc.


Y sí, con mi “vena roja”, diría que el único amor incondicional es el de una madre por su hijo, como bien decía Freud, pues los demás vínculos afectivos tienen que tener su parte racional…pues términos como la infidelidad, el desprecio, la mentira o el maltrato creo que no tienen cabida en el sentimiento más grandioso jamás creado…



El “enamoramiento perdido” en el fondo, es un síntoma de egoísmo, pues tú idealizas a la otra persona hasta llegar al extremo de no verlo tal cuál es, sino buscando tu simple felicidad…y no es así cómo yo lo concibo, sino más bien debe ser que la felicidad de la otra persona te llegue a hacer feliz a ti tb…si ya lo decía mi abuela…”no hace falta sufrir tanto, se puede estar enamorado y ser feliz al mismo tiempo”, y yo añado que en un amor sin esperanza creo que ya pierdes nada más empezar, pues no hay nada menos atractivo que el que se humilla…


Si caes en la trampa de la esclavitud de tu propio enamoramiento, creo que estás renunciando a la propia dignidad, al respeto por uno mismo, porque la esclavitud, pienso yo, se opone a la dignidad, que es cuándo uno se empieza a convertir en una simple marioneta, guiada por los impulsos, o por un simple tic-tac…



P.D.T. Estuve hablando de esta reflexión con un chaval de Zaragoza que conocí en el camino de Santiago, y me gustó el punto de vista que me aportó ( me gustaba tb cómo me llamaba jajaja…. “eres un filósofo sureño” jajaja). Pero me gustó hablar con él durante ese día (larga caminata), aprendí muchas cosas.
Estos días en la playa he pensado sobre el tema, y por eso lo he plasmado en el blog jejeje.


P.D.T. “No hay mayor libertad que la de poder desnudarte con mi mirada” (Luchete jejejeje).


P.D.T. El cambio de blog lo dejaré para más adelante, pues he visto que hay que dedicarle bastante tiempo y ahora de vacaciones pues como q… jejejejeje…..vosotros ya me entendéis jajajaja.


P.D.T. Últimamente me inspira “Revólver”, tiene canciones muy buenas. Feliz semana a todos/as, y a seguir disfrutando del verani.

23 comentarios:

CrisTicienTa dijo...

Si es q los de Zaragoza sabemos dejar huella! jaja tenia q decirlo.. :)

Bendito eqilibrio, si..palabra siempre presente..EQUILIBRIO..pero para centrarse, primero hay q conocer el desnivel..

Durante un tiempo me deje..me abandone por los demas..Ahora no, puedo ser yo y yo con ellos, no pienso volver a abandonarme..Llega ese momento de necesidad individual!
Aunq a todos nos resulta facil tener cerca una persona...mmm..q se amolde a nosotros.

En fin..tengo la cabeza echa un lio, aunq mejor q nunca :) Ahora me toca a mi la playa. Cierto rinconcito qe me va a dejar reflexionar..

Cuidate, y hasta pronto!! Un beso

~LuNAॐ ShaNti dijo...

Hola hola... Que belleza! (: extranhaba esas palabras tuyas! Ando un poco retirada, se me hace muy dificil ahora sin internet en la casa.
Que estes bien, un abrazo! (: buenas vibras

Ayla dijo...

Qué bien! La entrada de los domingos de nuevo!. Es como el suplemento del periódico, que hace que nos relajemos, disfrutemos y aprendamos nuevas cosas.
Eres muy inteligente. Tienes una visión muy clara de lo que es, o debería ser, el amor. A veces, por mucho que te sacrifiques, te entregues o renuncies para estar a la altura del otro, nada es suficiente, porque el amor es cosa de dos, y si la otra parte no hace nada...
en fin, que tú lo has explicado mejor que yo. Hay un dicho muy sabio que siempre he escuchado: si quieres a alguien, déjalo marchar. Si vuelve, es porque siempre te ha querido....
Ay... pero duele tanto ver como se aleja... ¿verdad?
Un besazo.

Yo dijo...

Sí y no. Coincido en la esencia, pero discrepo en ciertos matices.

Yo también creo que el ser humano es libre. Por naturaleza y definición. Y es libre solo y libre en sus relaciones, ya sea de pareja o de amistad (entiéndase en el plano amplio de sus interacciones con otras personas). En última instancia, siempre, solos o acompañados, tenemos capacidad de decidir y elegir por nosotros mismos. Y nadie nos ha de privar de ese derecho. Menos si se supone que nos quiere. A las personas hay que quererlas como son, con sus más y con sus menos. Respetando "sus cosas" (libertad individual) dentro de lo que es la "libertad conjunta" (si es que puede llamarse así). Quiero decir que habrá veces que uno no entienda, no comparta, etc, actitudes u opiniones de otras personas (eso es lo bonito que todos somos diferentes) pero hay que saber respetar la libertad del otro. Esto es un "bien, yo no lo veo así, o yo no lo haría pero si a ti te vale o eso es lo que quieres por mí perfecto". Y es así. O así lo creo. Porque después de todo es su vida, la vida de cada uno. Y sobre ella nadie tiene derecho a mandar, a decir o a condicionar. Por eso los "consejos" no me hacen nunca especial gracia. Qué fácil suele ser opinar desde fuera sin intentar comprender lo de dentro. Y qué alegremente se lanza la gente a juzgarte o a opinar sobre todo y sobre todos. Pero qué pocos saben escucharte y permanecer a tu lado incondicionalmente, sólo por el mero hecho de que te consideran un AMIGO (en mayúsculas, sí, porque todos sabemos que hay amigos y AMIGOS). Qué difícil resulta sólo "saber estar". Apoyar aunque no entiendas, no comprendas, no compartas...

Las personas somos libres, sí. Por eso y, por más que nos duela, hay que saber dejarlas ir. Que aunque parezca una tontería, no todo el mundo sabe. Y hay quienes siguen ahí ad infinitum dando la "coña" ¿Por qué? ¿qué ganas? ¿de qué te sirve? ¿por qué rebajarse por alguien que si alguna vez te quiso ya no te quiere? No, definitivamente no va conmigo. Lo bonito es dejar a la otra persona "suelta" y que en tales circunstancias y de entre todas sus opciones decida libremente que es contigo con quien quiere pasar el resto de sus días. Que vuelva a ti, si es que tiene que volver, pero que lo haga por sí mism@. Y no porque se haya visto condicionado, hayas logrado conmoverle o, en el peor de los casos, le hayas dado pena.

En ese sentido siempre digo que doy a los demás lo que quieren de mí. Si quieres que me quede, lo haré. Y si quieres que me vaya... también. Sin rechistar. Y no porque me de igual o me importe poco, sino porque es lo que quieres. Y cada uno es libre de decidir qué es lo que quiere en su vida y qué no.

Ahora bien. Una cosa es que pretendan condicionar tu libertad y otra muy distinta es que seas tú libremente también, quien decidas "renunciar" a tu libertad individual en pro de una "libertad conjunta". Cuando casi sin darte cuenta dejas de vivir tu vida para vivirla de manos de otra persona. Y sí, tal vez de cara a terceros, hayas cambiado, tal vez hayas perdido contacto con algunas personas, tal vez hayas dejado de frecuentar los sitios que solías... pero ¿Y QUÉ?. Si lo has hecho porque has querido. En última instancia has sido tú la que libremente has querido que fuera así. ¿A quién le vas a reprochar qué?. Si entre estar con este o aquel te llenaba más estar con la otra persona, si entre estar aquí y no verle, preferías estar allí y verle. ¿Y qué? ¿Y qué si eras feliz? No soy una sombra de mi misma, ni he perdido mi personalidad, ni soy una marioneta de nadie, ni estoy viviendo la vida de otro. Aquí y ahora estoy siendo lo que quiero ser y viviendo la vida que ahora mismo me apetece vivir. Hasta que me dejen.

[...]

Yo dijo...

[...]

No se trata de "renunciar" ni de "sacrificar" nada, se trata simplemente de que no te cuesta nada hacerlo y de que eres feliz con ello. Si no es así ya es otra historia, pero mientras no lo sea... no veo donde está el problema... Es más, en una pareja, hasta me parece bonito que se "diluya" un poco lo que es el "tú" en el "yo" de la otra persona, para formar juntos un "nosotros". Aunque lo suyo es que sea recíproco, claro. Y encontrar así el equilibrio. No saber diferenciar dónde acaba el uno de donde empieza el otro. Tú y yo que por separado somos tan distintos, somos esto juntos. Tú me completas a mí llenando "mis menos" con "tus más" y viceversa.

Y pasado el tiempo, tampoco me arrepiento de haber perdido a veces mi "identidad". Primero porque no suelo arrepentirme ni de lo que hice ni de lo que dejé de hacer. Mirar y, sobre todo, valorar circunstancias pasadas desde el presente no tiene sentido. Es como una linea en el tiempo. Puedes volver la vista atrás, sentirte tonta (si lo hubiese sabido, si lo hubiese pensado... etc, etc...) y torturarte pero es absurdo, es absurdo porque las circunstancias de ahora no son las de antes. Ni tú tampoco eres el/la de antes. Y en ese sentido... ¿por qué arrepentirte ahora de algo que te hizo feliz en el pasado?. Lo pasado, pasado está. Y si en ese momento te llenó... para qué darle más vueltas ahora.

[...]

Yo dijo...

[...]

En cuanto a los besos y abrazos... nunca pensé que pudieran ser "limitadores" de libertad. Soy muy de dar besos y abrazos. Eso sí, sólo los doy a quién me da la gana y cuándo me da la gana. Cuando los siento, básicamente. Cuando me salen del alma y son sentidos. Benditos sean los besos y abrazos "porque sí". Y no los que te dan por cortesía, los que te devuelven sin más, que son abrazos "vacíos". Abrazos que no llenan ni al que los da, ni al que los recibe. Abrazos y besos vacíos de sentimiento... Para eso... mejor no los des. Al menos yo no los quiero. Claro que será cuestión de saber diferenciar quién te daría qué tipo de abrazos y besos y quién no.

Decía Maikel de la Riva aquello de "los besos que no se compran, sino se dan" y "apuro las rondas de besos que ahorran palabras de más". Y es así. No se puede comprar el amor de nadie, el amor se da (con independencia incluso de que uno lo quiera o no), a veces también en forma de besos y abrazos. Y no sólo eso, sino que hay besos que dicen más que muchas palabras y lo mismo es aplicable a los abrazos y cualquier muestra de cariño. El lenguaje no verbal. Cuando a veces unos ojos dicen más que una boca...

Revólver está bien... a veces no sólo es mejor caminar que parar y ponerse a temblar. A veces también es mejor caminar que parar a ponerse a pensar. Entre otras cosas porque los sentimientos no se pueden racionalizar (y te lo dice una que tiende a pensar más que a sentir). Es lo que en el fondo decía tu abuela (de corazón que me habría gustado conocerla, por lo que te he leído tenía frases muy buenas, debió de ser una mujer muy interesante, sin lugar a dudas), se puede estar enamorado y ser feliz al mismo tiempo. Si estás siendo feliz... si estás viviendo... si estás disfrutando... si tan sólo algo tan "tonto" como ver a una persona te llena... ¿qué tienes que pensar? Otra cosa es que no sientas nada de eso, claro. Pero si es así... es lo que yo suelo llamar "estar pensando de más". Si hay algo de lo que me he dado cuenta últimamente es que a veces no sólo es cuestión de pensar por separado. Sino de pensar juntos y no por los dos, que no es lo mismo. Pensar juntos para avanzar los dos por el mismo camino y no ir tirando cada uno para un lado, porque así... así no se avanza...

Y ya para cerrar... no me gusta pensar que alguien pueda estar con alguien por mero interés individual. Eso es ruín y rastrero. Eso es aprovecharse del amor que te brinda alguien para usarlo como "colchón emocional". Todo lo más que admito es que alguien pueda llegar a verte como "esa persona" que, de alguna manera, le "inspira" para crecer, para vencer sus miedos... y porque crea, erróneamente o no, que ha encontrado a "esa persona". A la adecuada. A la que le completa. Y sea con ella con quien esté dispuesta a salir de sí misma. Pero como apoyo. No como "trampolín". No para usar a la otra persona y después olvidarte de ella. No para crecer a su costa. Eso sí que no. Porque en última instancia... lo bello es crecer juntos por el camino...

Que tengas buena semana tú también ^^

Clarita dijo...

Ay!!!ya echaba de menos mi cafelito de los domingos!!Pero si has estado ampliando tus experiencias haciéndo el Camino de Santiago, me alegro un montón!!!yo tengo que hacerlo, no puedo dejarlo más!!
Respecto a tu entrada!!¡¡¡Cuanta razón tienes querido amigo!!!Cuando empezamos a conocer a alguien, a sentir ese cosquilleo, a desear verlo cada segundo...lo normal es que vayamos perdiendo la identidad y personalidad que enamoraron a esa paersoa para fundirnos en una sola que vive para él o ella!Pero va pasando el tiempo, y todo se empieza a desmoronarse porque depender tanto de la otra persona no ha logrado sino anularnos, perder las coqueterías del principio, conformarnos connuestra vida por el simple hecho de permanecer a su lado!
Jamás debemos dejar de ser uno mismo y sí, el amor más puro e incondicional que conozco es hacia mi peque!!jeje

Me alegro muuuchooo volver a tu casita!Un besote enorme paisano, la Playa de la Victoria tiene que estar de escándalo!!Que envidia!ay, date un bañito a mi salud!;)
Cuídate!

PiLy_PrOfE dijo...

Hola... a he actualizado un poco... y el POST no lo leo que llevo una etapa de pensar q el amor no llamará a mi puerta y paso de depresiones jajajaja.

1 bs cielo.

Alatriste dijo...

Cualquier tipo de relación, debe de basarse en el respeto y en la comprensión, lo cual está unido claramente con el poder ser libre delante de los demás.

Si estar con alguien nos obliga a cambiar nuestra forma de ser, eso tiene poco futuro, porque cada vez nos iremos sintiendo más frustrados y a la larga, la relación se terminará rompiendo.

Un encuentro con otro ser humano, sea cual sea su índole, debe sumar, nunca restar y la libertad es algo esencial en la vida de cada uno de nosotros.

Pero ojo, libertad entendida desde el respeto como digo, porque mi libertad acaba donde empieza la del otro. No se puede ir avasallando a nadie.

En fin, que sea como sea, es difícil compaginar dos caracteres y por eso cuando encontramos que esa magia se produce, deberíamos de cuidar más de esa relación especial y no abandonarla luego por tonterías o miedos.

Un tema muy interesante, amigo. Espero que tu camino no sea jamás una cárcel, pero no te cierres puertas, vive tus experiencias con ganas de aprender y de enriquecerte. Todo irá mejor.

Vive y deja vivir. Es el mejor consejo. Un fuerte abrazo y sería un placer filosofar contigo detrás de un buen café. Je, je, je.

Hasta pronto.

Edel dijo...

Me alegro mucho de leerte de nuevo!
Básicamente tienes razón, amar y ser amado no es perder libertad sino ganar y enriquecer la propia vida. Cuando se renuncia a demasiadas cosas o se deja de ser uno mismo... malo, y lo peor de todo es que en ese momento nos obcecamos en hacerlo por amor al otro.
Pero ¿dónde está ese equilibrio? Y más aún ¿con quién? Porque anda que no hay que hacer intentos y si el intento supone sufrir por el camino, no sé yo si vale la pena la recompensa, teniendo en cuenta que el amor es tan frágil que cualquier día hasta el más perfecto se puede acaber rompiendo.
En fin, viva yo y mi optimismo amoroso de hoy, jajaja.
Supongo que sí merece la pena el intento pero sabiendo poner límites o el final a tiempo, antes de que nos hayan hecho demasiada pupita.
Cuídate, me alegro de que estés ya mejor!

Malvi dijo...

Hola Luchete!!!!!!!!!!!!!11

Hacía tiempo que no entraba e el blog... pero mucho mucho. La cosa es que este artículo tuyo me ha encantado, me ha hecho pensar, quizas lo has escrito en el momento en que necesitaba leer algo así. Me quito el sombrero ante tí porque me ha encantado.

Me alegro que hayas aprendido en el camino de Santiago, nosotros queremos hacerlo. Dicen que esconde una magia encantadora.

Cristicienta, buena frase la tuya "para centrarse hay que conocer primero el desnivel" buenísima.

Gracias por estar presente en mi blog aunque no escriba en much tiempo, creo que eres el unico que me lee a parte de mi marido.

un besazo muy fuerte y buena semana chiquillo.

Malvi

Inma dijo...

A ver como digo todo lo que quiero decir en algo menor que la enciclopedia británica.
Antes que nada un saludo afectuoso para ti. Aunque estoy de pseudovacaciones internetianas, paso por aquí de vez en cuando y echaba de menos tus reflexiones y tu compañía.
La semana que viene me voy fuera así que tardaré todavía en retomar mi blog. Me parece que crea adicción. Una adicción estupenda, no tiene colesterol, ni engorda XD.

Pues me parece que voy a llevar la contraria a la opinión general de tus lectores (XD)
Llevo 23 años casada, y 25 con mi marido. Una vida de lucha como la de cualquiera, con tres hijos, tres perros, y mucho estres. Cuento mi curriculum para deciros que sin renuncia la relación de pareja no funciona. Así de duro. Hay que elegir, o compromiso o libertad, pero no se puede jugar a todo al mismo tiempo. No hay opción buena, si quieres tener una pareja que te quiera y a la que querer, y ser de verdad uno para las alegrías y las penas, hay que ceder.
Ya sé que lo que digo es feo e impopular, pero lo creo de verdad.
El quid está en que no siempre sea el mismo el que se amolda al otro. No puedes dejar que esa cesión continua te debilite, debes hacerlo con inteligencia, sabiendo que es algo bueno para ti y para la pareja. El equilibrio famoso no se consigue fácil, es cuestión de tiempo, de aprendizaje... en fin de un poco de aguante. Sé que mi marido sufre a veces por mi cabezonería y él a mi me las hace pasar de todos los colores con otros temas.
Ya sé que no es bonito..¿pero quién dijo que la vida es perfecta?
Ahhhh y algo todavía más necesario en la pareja que la generosidad es el sentido del humor. Echar unas risas a los desaguisados de nuestros propios defectos es terapeútico.
A ver si consigo otros 25 años XDDDD Os aseguro que la certeza absoluta de que el otro te conoce, te valora y te quiere, vale la pena. La lucha es dura pero nada que valga la pena es fácil.

aprendizdesoñador dijo...

Me gusta la canción que se escucha de fondo al entrar en tu blog.
Buena semana para ti!!!
Un beso.

simplementeyo dijo...

Bueno como siempre me haces reflexionar, eso es algo q aprendi y por eso no seguí a la persona a la q más he querido, pq era elegir entre ella y mi profesion y creo q necesitaba tenerlos a los dos, como no fue posible, pues nada.. La vida me ha enseñado que hay quererse para querer y hoy me lo has recordado tú, gracias como siempre.. Besos y disfruta de las vacaciones.

LittleBell dijo...

Acabo de terminar de comer y vengo a por mi dosis de capuccino... se puede??

He crecido con la frase "la libertad de cada uno termina donde empieza la del otro" y "no hay que confundir libertad con libertinaje".

Creo que las relaciones amorosas son un contrato entre dos corazones, en los que se conjuga elsentimiento de amor y una parte de raciocinio, puedo estar equivocada al pensar así pero es lo que yo creo, además juego con desventaja, nunca he tenido pareja pero sí me he enamorado en dos ocasiones de manera muy fuerte, digamos que pasional, (ya se sabe que soy más pasional que racional).

La libertad debe ser mutua, pues si ésta deja de existir, sería una relación agobiante, no se disfrutaría de igual manera, no tendría ese "algo" especial y por qué no, ese "algo" chispeante que hace que cada relación sea única.

Hablo desde la inexperiencia, pero hablo sabiendo lo que quiero si en un futuro disfruto de una relación, porque para mí los ingredientes esenciales en una relación son: libertad, entendimiento, confianza y cariño.

Y me despido con dos citas, una de Confucio: "Cuando las palabras pierden su significado, la gente pierde su libertad" y otra de Albert Camus: "La libertad no es más que la oportunidad de ser mejor"

Te deseo una feliz semana!!!

Te mando un besote de los grandes

Eva dijo...

Ostras!! Lo del sentimiento reflexivo me ha encantado, quizá no lo he visto nunca desde ese punto de vista pero creo que tu perspectiva me va a hacer reflexionar y mucho...
A veces en las relaciones se deja bastante de lado a uno mismo... pero visto así, desde esta perspectiva tiene otro aire...
Que tengas muy buena semana!!
Saludos!!!

Agua dijo...

Hola guapo! veo que aun estando disfrutando de las vacaciones has tenido tiempo para reflexionar y dejarnos algunas palabrillas para pensar... porque creo que tienes razón, que si nos volvemos esclavos del amor condenamos el amor al fracaso. Porque siempre llega un día en el que te despiertas pensando, que he hecho con mi vida? soy feliz? le/la amo? y cuando esas dudas entran en escena... es porque algo falla y muchas veces vienen generadas por ese desvivir del enamoramiento, por el estar 24h pegados, etc. Bueno se nota q stoy pasando por una mala rachilla no? jejeje y la verdad es q me he sentido muy identificada con tu texto. Un beso enorme!!

La Menina de la Reina dijo...

todo eso es muy bonito, y estoy de acuerdo con ello. En una pareja debe haber libertad (que no libertinaje). Aunque es muy fácil ser absorvido por la otra parte si siquiera darte cuenta, y terminas por acostumbrarte, aunque a la larga quema. Son complicadas las relaciones de pareja!

Happy Week

Laura dijo...

Bueno, nunca he tenido pareja, pero todo lo que dices parece tener sentido.
Besos.

Meli dijo...

Hacía tiempo que no pasaba por aquí, y este post me ha encantado especialmente, últimamente pienso mucho en esto...y me alegro de haber encontrado a una persona con la que mantengo ese equilibrio, y a veces es eso, dejar el espacio suficiente, confiar, comunicarse, y el resto me ha venido rodado, eso sí el día que así no sea me plantearé muchos viejos fallos cometidos en el pasado, gracias por escribir Luchete, me encanta leerte, pasa buenas vacaciones, me queda menos para Cádiz, vivaaa!!.

StraVaGantzZa dijo...

A veces es tan difícil encontrar ese equilibrio. Es más creo que hay personas que no llegan a encontrarlo.Con razón luego se oye la típica frase: "Se nos acabó el amor de tanto usarlo"


Besitos!

Castigadora dijo...

Si pudieramos encontrar el equilibrio! Vivir para otra persona exclusivamente no es vivir, no es estar enamorado, es tener miedo a que te dejen y eso nadie puede garantizarlo, con lo que mejor ser uno mismo y ver que pasa a no se nada y quedarte además sin nada.

Besos

MissMoon dijo...

Hola Luchete! Gracias por el comentario en mi blog...Sobre lo que dices...tienes razón, buscar el equilibrio en las relaciones personales es lo mas dificil de hacer...incluso en el amor de madre intervienen los propios intereses y las ideas preconcebidas de lo que ellas quieren que sus hijos sean o hagan...fijate en las veces que las madres reclaman cuando los hijos se van de casa, por las veces que los cuidaron, las noches en vela que pasaron, la educacion que les dieron, y todo para que? para que ese hijo un dia se vaya de casa sin agradecer...no digo que eso pase siempre...pero si para una madre es dificil ver a su propio hijo como es o como quiere ser, imagina lo dificil que es para una pareja...